PATAGONIA database

Menú Principal > Indice >  Naufragio  del "Lucho IV"

Fuentes-Recopilador Abreviaturas Código de Países

   Guillermo Lambert

Desaparece el "Lucho IV" frente a las costas de Deseado


por Guillermo Patricio Lambert
Subprefecto (promocion 52)
Ingeniero Electrónico

Si me pregunta cuál era el movimiento marítimo de Puerto Deseado en los '50, le digo que  recibíamos dos o tres buques por mes. Los pesqueros no eran por entonces la característica de este puerto. La empresa Juan José Peisci S.A. de Navegación tenía varios barcos de carga, los "Lucho", que hacían la ruta hasta Tierra del Fuego, también la Sociedad Anónima Importadora y Exportadora de la Patagonia1 tenía sus propios barcos de transporte mixto2, tocando todos los puertos del sur y aún la Armada efectuaba viajes regulares con transportes de cargas como los viejos B.D.T3. A ello debemos agregar los buques extranjeros que arribaban cada dos meses, los que generalmente eran de bandera noruega u holandesa. Estos cargaban mineral de cobre y plomo procedente de Chile4 y  permanecían en puerto unos 15 días o más. También se cargaba cordero congelado del sur procedente del Frigorífico C.A.P5.. que funcionaba en el pueblo. Todo consta en los libros de Ultramar y Cabotaje de la Prefectura.

            Yo llegué a Deseado en febrero de 1952 luego de un periplo en tren a San Antonio Oeste, donde permanecí varios días hasta que saliera un ómnibus hacia el sur. Cuando arrancamos por el camino ripiado con el ómnibus, en el que se cargaba de todo hasta en el techo, hicimos un viaje de dos días y en una tarde con bastante calor arribé a Puerto Deseado. Como de San Antonio avisaron por radio que viajaba, me estaban esperando en la terminal.

La Dependencia y el puerto quedaban en las afueras del pueblo. El edificio6 de la Prefectura estaba bien ubicado sobre una elevación desde donde se dominaba todo lo que constituía el puerto de esa época. Hoy sigue en la misma ubicación y con la misma estructura, según pude apreciar. Muy buena construcción, totalmente amueblada, calefacción y baño instalado; tiene forma de “U”, un ala ocupada por el Jefe, la otra ala con tres habitaciones, cocina y baño para el oficial.
La dotación que prestaba servicios por esas épocas era la siguiente:


Jefe: Subprefecto Miguel Angel Massey
Oficial: Oficial Auxiliar Román Néstor Fiorillo
Choferes: Cabos Justo y Enrique Fanjul
Timoneles: Marineros José Gastón Escalante y Alberto Temporelli
Encargado Servicio Interno: Cabo Primero Pedro Jorajuría
Ordenanza: Jesús Saleme
Tropa: aprox. 10 hombres

Pedro Jorajuría era el cuñado de Carlos Sarchi, Agente Marítimo de Navemar en Puerto Deseado.

Como medios además de la radio que mencioné teníamos un Jeep guerrero, un camión Chevrolet canadiense modelo 46, un camión Ford chico, una lancha7 con media cabina, chica, y una falúa8. La lancha servía sólo para navegar por el interior de la ría cuando había buen tiempo y siempre que funcionara.
            Los hechos se fueron desarrollando tal como lo relata SARCHI: "A las 4 de la mañana del 13 de junio de 1952, la Radio Costera9 recibió del buque "LUCHO IV" un aviso de que se encontraba con serias dificultades  a cinco millas al este del Faro Pingüino, capeando un fuerte temporal con vientos de 120/140 kilómetros por hora. El barco había zarpado de San Julián, completo con cargamento de caolín10, lana y troja11 que había embarcado en ese puerto."

Según me comentara Francisco Juan Cresta, representante de la empresa armadora12 en Buenos Aires, él conversó telefónicamente con el Capitán del "Lucho IV" mientras estaban cargando en San Julián. El Capitán le manifestó que las operaciones estaban suspendidas momentáneamente a causa de la lluvia y que le faltaba un poco más de carga para zarpar directo a Buenos Aires. El 12 se comunicó nuevamente con el Capitán quien le informó que habiendo terminado la carga y mejorado el tiempo, había zarpado ese mismo día a las dos de la mañana.

A las  nueve el Capitán vuelve a llamar a Cresta informando que estaba frente a la isla Pingüino y que el buque había tomado una escora muy pronunciada a babor. Habiendo sondado sentinas y bodegas se encontró una gran cantidad de agua a la altura de la bodega N°2 a popa, sin poder comprobar su origen. Detuvieron las máquinas dado que la pronunciada escora no permitía que las bombas tomaran el aceite necesario para la lubricación, y que mantener las máquinas en marcha significaría fundir los motores en menos de 5 minutos. El Capitán ya se había comunicado con Comodoro Rivadavia pidiendo se avisara al capitán del "Lucho", buque de la empresa que estaba amarrado en ese puerto, que se dirigiera a su costado de ser necesario.

Volvió a comunicarse el buque con la Radio Costera de Puerto Deseado aproximadamente a las 11 horas. El radioperador de turno, avisa a Sarchi que el buque ya había lanzado al aire el terrible "SOS" y que el Capitán Martínez Carranza pedía hablar con él: "Rápidamente fui a la radio; luego de algunas indicaciones para informar a la empresa armadora, el Capitán me decía que estaban en el centro de un fuerte temporal de fuerza 9, que tenían el agua cubriendo parte de la cubierta del lado de babor, lo que significaba una enorme escora. Iba a intentar varar en la playa Oso Marino, pero lo creía imposible, agregando las horripilantes palabras: 'SI NO LO LLAMO DENTRO DE 10 MINUTOS ES QUE NOS HEMOS HUNDIDO',  quedé paralizado, lo único que atiné a decir fue: que Dios los ayude."

A principio de los años 50 operaban en Puerto Deseado algunos buques de la empresa Peisci, como el "Lucho" y los "Lucho III, IV y V", que eran de distinto porte. El "Lucho IV" era arrendado a su propietario, Navemar S.A. de Navegación. Las cargas eran  comercializadas normalmente por la firma Argensud.

 

Características del "Lucho IV"
Tipo: carguero.
Matrícula: 1779
Eslora: 45,65 metros
Manga: 9.47 metros
Puntal: 3.85
Tonelaje Total: 333
Motor: Atlas - 200 CV (N° 11.654)
Año de construcción: 1920
Lugar de construcción: Alemania

Tripulación
Capitán: Oscar Eduardo Martínez Carranza (49.709)
1er. Oficial: Miguel Donadío (50.725)
Jefe de Máquinas: Angel Visaggio (42.500)
1er. Maquinista: Mario Winiarski (PP 48.152)
1er. Comisario: Armengol González (41.459)
Contramaestre: Wenceslao Figueroa (61.203)
Marineros: Francisco Daldovo (15.541), Casto Mariano González (65.602), Isaac Miro (39.717), Nicolás Castañeda (33.362), Vicente Luis Cristóbal Albornoz (44.542), Román Díaz (44.601), José Blanco (20.251).
Cabo Foguista: Adalberto Menéndez (35.821)
Cocinero: José Telésforo Milovich (51.102)
Foguista: Stanley Clifton Scott Hope (así figura en el rol, pero probablemente se trataba de un pasajero, puesto que no tenía habilitación PNA)

                A las 4 de la mañana de aquel 13 de junio el Cabo de Guardia me despertó para informarme que un buque estaba en emergencia a la altura de Bahía Oso Marino, al sur del puerto, entre Bahía Laura y la entrada a la ría Deseado. A partir de allí yo desperté al Jefe y se empezó a tratar de obtener mayor información para intentar establecer un operativo desde la Unidad. Por supuesto que no había medios de ninguna clase apropiados para navegar por mar. Casualmente en esa oportunidad no había barco en muelle por lo que se reducían las posibilidades de una búsqueda por agua, sin embargo alertados por radio el petrolero "San Jorge " de YPF que se encontraba en Caleta Olivia y el transporte "Les Eclaireurs" que navegaba por la zona, se abocaron a la tarea.

                Como dice Sarchi, era el mes de junio y hacía quince días que llovía con temporal continuo, temperaturas bajo cero y los vientos del sur en estos casos fortísimos. Cuando se estableció que se trataba del buque Lucho IV que había zarpado desde San Julián con carga completa hacia Bs.As., la única posibilidad que se presentaba era tratar de acercarse a la costa de la zona donde se mencionaba que estaba navegando, para recorrerla a pie por si aparecía algún tripulante, deseando que lo hiciera con vida para prestar la ayuda que se podía ofrecer.

                No había camino que condujera a Oso Marino, por lo que ir en vehículo resultaba casi imposible. El Cabo Fanjul y el Marinero Escalante intentaron la travesía en el camión canadiense tratando de llegar a Bahía Laura, pero no pudieron aproximarse.

                La otra alternativa era cruzar la ría con un bote porque la lancha de la dependencia13 estaba fuera de servicio en esos momentos. El Jefe me dijo, “ alguien tiene que ir”, claro éramos dos, entonces yo me ofrecí voluntariamente y comenzamos a buscar quien se animaba a cruzar la ría porque la marejada que se levantaba con el viento formaba olas que sobrepasaban a cualquier embarcación de las  que había en el puerto, con el peligro de hundimiento.

               Yowa14 , a quien todos lo llamaban “el loco Yowa”, tenía un bote que se  llamaba "Juana Streng II", que era el nombre de su  difunta esposa. El bote era de madera con casco tingladillo, de  mas  o menos cuatro metros de eslora y con un motor fuera de borda no muy potente con el que en situaciones normales, salía a pescar por deporte. Era un hombre mayor, muy amigo pero loco y por eso dijo “yo los voy a cruzar”.

               El Jefe me dijo que eligiera un hombre del personal para emprender la travesía, a esta altura ya empezaba a oscurecer y el temporal estaba en su apogeo. El Cabo Jorajuría vendría conmigo.

  Sarchi describe con absoluta realidad el cruce de la ría cuando dice: "la pequeña barca brincaba en el medio de la ría como si fuera un potro indomable, pero la tenacidad de Yowa aferrado a la caña del timón y sus indudables conocimientos del mar, permitieron vencer y arribaron a la otra orilla. Ante tanto riesgo el Jefe de la Prefectura, repetía continuamente, ...no debí dejarlos salir..."

 Yo tenía botas de goma de media caña acordonadas y me coloqué dos pares de medias de fútbol. Como hacía poco que había llegado no tenía mucha ropa de invierno porque aún no había recibido, después de casi cuatro meses, el baúl que despachara con mi equipaje desde Bahía Blanca, así que lo más abrigado era el uniforme de invierno (azul de paño), un saco de cuero que proveyó la Dependencia y una capa de agua. 

 Frente a Deseado, en la costa sur de la ría, había un puesto que usaban los pobladores que venían al pueblo desde el sur, a caballo o a pie y no tenían horario de cruce. Lo llamaban “Puerto Jenkins” y en él se podía comer y pernoctar hasta el día siguiente.

En Deseado había una lanchita15 que en horas diurnas y buen tiempo, cuando le avisaban desde puerto Jenkins que había pasajeros, iba y los traía. Era un servicio de cruce ida y vuelta. 

Llegamos a puerto Jenkins y el loco Yowa se volvió. Como ya eran creo que cerca de las 20 ó 21 horas. y había anochecido decidí que pernoctáramos en el puesto porque a pie era imposible intentar nada en la oscuridad y con el temporal a pleno. 

Al otro día, temprano luego del desayuno partimos por el camino que conocía Jorajuría hacia la primera estancia, la de Donato Bain; mientras la lluvia continuaba. Navemar nos había provisto de comestibles y bebida pero con la lluvia y a pie, trasladar la caja se hacía difícil. 

En el trayecto debimos vadear varios arroyos que se habían formado como consecuencia de tanta lluvia, y yo con las botas cortas embarcaba agua. La idea era llegar a la estancia y luego bajar hacia la costa para recorrerla y tratar de avistar algo, cosa que parecía difícil dado el tiempo reinante. 

Luego de caminar todo el día llegamos al puesto de la estancia. Firpo Bain y Evaristo Rodriguez habían salido temprano con la intención de llegar hasta Oso Marino. Era ya el atardecer por lo que decidí pasar la noche y continuar al día siguiente. Allí dormimos arropados con cueros de oveja y tratando de secar la ropa, especialmente las medias totalmente mojadas. Al otro día no se habían secado por lo que dejé un par de medias y a las 5 de la mañana, luego de desayunar, continuamos camino hacia la estancia, a la que calculamos llegar para el mediodía. 

Nuevamente tuvimos que vadear cursos de agua bajo una intensa lluvia y vientos fuertes. A media mañana por el agua fría que tenía en las botas, noté que no sentía los pies y ello me impedía caminar por lo que le dije al Cabo que llegara a la estancia y viera que había para alcanzarme. Quedé al resguardo de una mata y Jorajuría continuó solo hasta la estancia de Rómulo Fernández donde encontró un caballo y regresó a buscarme cuando también volvían en una camioneta Firpo Bain, Evaristo Rodríguez y Juan Huiche. Me encontraron desvanecido y me llevaron hasta la estancia de Huiche. Estuve sin conocimiento durante tres días, despertando en la noche del tercero sin saber exactamente donde estaba. Claro tenía 21 años y por eso creo que se lo puedo contar. No tuve secuelas de ningún tipo.  

Mientras todo esto pasaba, el Jefe había enviado otra patrulla pero esta vez hacia la costa norte de Deseado, rumbo a Cabo Blanco. Lo intentaron otra vez con el camión canadiense, Enrique Fanjul como chofer, Jesús Saleme que era ordenanza y los Marineros Escalante y Alberto Temporelli. A mitad de camino quedaron empantanados. Esperaron la madrugada para aprovechar la helada de la noche que endureció el barro y les permitió salir. Con una maza rompieron el hielo que se habia formado y de este obtuvieron agua para reponer al radiador. Se encontraron con una patrulla del Ejército que también habia tenido problemas y regresaron a Deseado mojados y con mucho frío. En una tercera salida hallaron chalecos salvavidas, cascos con sebo ovino, tambores de nafta vacíos, barriles con agua, trozos de madera y salvavidas circulares; en uno de ellos estaba la inscripción "Lucho IV".

Luego de casi una semana nosotros regresamos a Deseado, yo estaba vestido de gaucho, porque el uniforme totalmente mojado y sucio no se podía utilizar. 

Cuando llegamos a la Prefectura, luego de informar lo ocurrido y lo encontrado, me acosté y dormí toda la tarde, era sábado. Cuando desperté estaba el médico del pueblo, el Dr. Fernández, que conversó conmigo y me dio el alta. 

           Como anécdota le cuento que regresamos como lo expresé, un sábado por la tarde sin ropa de uniforme y el lunes, como vivía en la Dependencia dormí un rato más de lo normal y más o menos a las 10 de la mañana vestido de civil me presenté en la oficina. El Jefe me preguntó por qué estaba de civil y traté de explicarle. Fue entonces cuando recibí mi primer arresto como Oficial, un día: “por no haber hecho el informe escrito de la misión y presentarme tarde y de civil”, le aclaro que con el Señor Massey fuimos muy amigos y la Señora me quería como a un hijo. Lo ocurrido no es más que una anécdota que al recordarla me hace reír. No obstante en aquella oportunidad estuvimos sin hablarnos durante un tiempo. 

Del fallido "Lucho IV" no se supo mucho más, la Prefectura Comodoro Rivadavia envió personal al mando del Oficial Principal Marcelo Waisberg para  sumarse a la búsqueda. Se inició un Sumario en el marco del cual no pudieron precisarse fehacientemente las causas del naufragio, dada la falta de pruebas. El buque llevaba como troja, tambores de nafta vacíos y gasoil, dos automotores y fardos de lana. Ningún tripulante fue hallado y el buque desapareció. 

Todo eso ya pasó, sin embargo, cada vez que el recuerdo trae al presente al "Lucho IV" y su gente, no dejo de pensar cual pudo haber sido el final de esta historia si a la Prefectura de entonces se la hubiese dotado de buques Guardacostas como los que hoy posee.  

REFERENCIAS:

1)      Conocida ahora y entonces como "La Anónima"

2)      Buque mixto: transporta carga y pasajeros.

3)      BDT: Buque Transporte de Tanques. Eran empleados para carga.

4)      El cobre y el plomo proveniente de Chile, llegaba a Deseado por tren desde Colonia Las Heras (Santa Cruz)

5)      CAP: Corporación Argentina de Productores. Hoy en día en las instalaciones del frigorífico se procesa pescado, ya no ovinos.

6)      El actual edificio de la Prefectura Puerto Deseado había sido construido para ese fin en 1928.

7)      La lancha era la S-13, construida en la Base Naval de Puerto Belgrano sirca 1950, eslora: 8,10 metros, motor Thornicroft, para 2 o 3 tripulantes.

8)      Era una falúa casco de madera en tingladillo, para 10 remeros. La Prefectura Puerto Deseado participaba de regatas de remo con esta embarcación. Posteriormente se incorporaría la chalana identificada como C-57, para apoyo del Guardacostas 11201.

9)      En aquella época la Prefectura no poseía estación costera para comunicarse directamente con los barcos, por eso los mensajes iban a la estación costera del pueblo (edificio que hoy ocupa la Dirección Municipal de Tránsito) y esta los distribuía a quien iban dirigidos.

10)  Caolín: arcilla blanquecina con la que se fabrica porcelana. En la zona  de San Julián había una cantera.

11)  Troja: carga que se lleva sobre cubierta de una embarcación.

12)   Armador: empresa que opera el buque, es decir quien lo explota comercialmente. Puede ser el mismo dueño o un arrendatario.

13)  El motor de la lancha estaba en Comodoro Rivadavia para reparaciones.

14)   Yowa: Juan Jowanovitch, inmigrante yugoslavo que según se comentaba había pertenecido al ejército de su país. Posteriormente habría tenido otra lancha con casco de PRFV que bautizó "Juana Streng III"

15)  Se trata de la lancha "Deseado" de Ramón Martínez, equipada con un motor V8 y unos 8 metros de eslora, hacía el cruce entre Puerto Deseado y Puerto Jenkins, desde donde colocaban una bandera amarilla para avisar que había pasajeros o roja en caso de una urgencia.  
 

BIBLIOGRAFIA:

Relatos de: PM (RE) Román Néstor Fiorillo, AM (RE) José Gastón Escalante  
y Carlos Sarchi.

Información complementaria: Pedro Urbano y AM (RE) Pedro Jorajuría

Archivo Histórico de la Prefectura Puerto Deseado - Vista del Sumario DESE N°6/1952 (AT Aguilar Meiliano y CI Mario Castro)

Revista "La Argentina Austral" -Junio 1968-

Revista "Náutica" - Mayo 1939 -

La Marina Mercante Argentina - IEMMA- 1957