LA VERDAD HISTÓRICA SOBRE LA FUNDACIÓN DE CALETA OLIVIA

por Humberto Brumatti

Basada en viejos recuerdos, la "historia oficial" de esta pujante ciudad afirma en términos generales, que: "Debiendo desembarcar materiales para la construcción del telégrafo a cabo Virgenes, el teniente de navío Exequiel Guttero, al mando del vapor de la Armada, "Guardia Nacional", descubrió el 20 de noviembre de 1901 una caleta apropiada para tal fin en la zona donde debía realizar la tarea, que bautizó Olivia.

Nuestras documentadas investigaciones, revelan que los hechos sucedieron así :

En 1899 el presidente Roca viajó al estrecho de Magallanes, para reunirse con su par chileno Federico Errázuris, encuentro que sirvió para dar principio de solución al conflicto de límites con Chile.

En dicha ocasión Roca visita Río Gallegos, donde en una rápida y aguda captación de los problemas sureños, a los cuales dió pronta solución con acertadas medidas, resolvió las dificultades en las comunicaciones existentes hasta entonces, disponiendo se concretara la extensión del telégrafo hasta cabo Vírgenes, proyecto que venía considerándose desde hacía años , para lo cual, poco tiempo antes, había sido comisionado el capitán de fragata Eugenio M. Leroux, quién sobre el terreno levantó un plano, donde fijó datos interesantes de la región y las posibles trazas de la futura línea telegráfica. Además señala al norte de Cabo Murphy, una zona denominada "Lomas y aguada del Patria", que podría corresponder a la actual zona de Caleta Olivia

En el tendido de líneas que se inició poco después desde Conesa (Río Negro) , bajo la dirección del inspector técnico de Correos y Telégrafos José Olivera, se incluyó a quién sería Caleta Olivia. La tarea realizada por Olivera y sus hombres debe destacarse por la rapidéz y eficiencia, pués venciendo toda clase de inconvenientes y penalidades, permitió que se fuera cumpliendo en término cada una de las etapas del proyecto.

Simultáneamente el "Guardia Nacional", junto con otros transportes de la Armada, descargaban materiales para la obra y víveres para sus constructores, en distintos y prefijados lugares de la costa patagónica.

El entonces teniente de navío Exequiel o Ezequiel Guttero, comandó el "Guardia Nacional" hasta mediados de julio de ese año, cuando regresa a Buenos Aires, finalizando un viaje de 76 días por los mares y tierras australes.

En cuanto a la imposición del nombre se han manejado varias versiones, la más próxima que encontramos al hecho, se publicó en "La Nueva Provincia" de Bahía Blanca el 7 de abril de 1907, en estos términos :

"Cuando se construía el telégrafo, teniendo que hacer el transporte "Guardia Nacional" un desembarco de materiales en el golfo San Jorge, más al sur de Comodoro Rivadavia, fue descubierta una caleta, que por la disposición de sus restingas, la hacían propia para efectuar con facilidad operaciones de carga y descarga. Entre los pasajeros que conducía el "Guardia Nacional", viajaba una señora -Olivia- siendo bautizada la caleta, por su comandante E. Guttero, con dicho nombre".

Por lo tanto, no quedarían dudas sobre la autoría del topónimo por parte de Guttero, pero en una fecha anterior a la mencionada, que hasta ahora no hemos logrado determinar.

En cuanto al 20 de noviembre de 1901, en realidad conmemoran, y esto no lo saben, la fecha de la disposición "Se libra al servicio público la oficina telegráfica "Colete Olivié" (Santa Cruz)", que se publicó en el Boletin Oficial de la República Argentina No. 2454, aunque esto tampoco coincide en los hechos. El afrancesamiento del nombre quizás debió corresponder a un error de transcripción.

La inauguración de la oficina de Correos y Telégrafos de Caleta Olivia, se produjo el 16 de noviembre de 1901, tal como anunció el día anterior "La Prensa" de Buenos Aires:

"Mañana quedará librada al público la nueva oficina telegráfica de Caleta Olivia, en el territorio del Chubut (sic). Durante el día de hoy los telegramas que se cambien con dicha oficina serán considerados de servicio gratis".

Esta última disposición, era normal en aquellos tiempos cuando se inauguraba una oficina telegráfica nacional.

Esto está ratificado por "La Nación" de Buenos Aires del 17 de noviembre, al informar: "Con motivo de haberse inaugurado la oficina telegráfica en Caleta Olivia, territorio de Santa Cruz, numerosos vecinos de Comodoro Rivadavia han enviado un telegrama de felicitación al presidente de la república por tal acontecimiento".

Para mayor abundancia, poseemos fotocopia de un documento postal, fechado en Caleta Olivia el 16 de noviembre de 1901, que además tiene aplicado el mismo día el matasellos fechador metálico con el nombre de la oficina "Puerto Caleta Olivia / Santa Cruz" (fabricado con bastante antelación en Buenos Aires), que legitima la fecha y un nombre conocido desde tiempo atrás.

La oficina se instaló a 3 kms. del puerto, por no haber agua potable en él. Sus tres empleados: jefe Calixto A. Melzi, (quién ya había sido el primer jefe, por pocos meses, de Comodoro Rivadavia), guardahilos Arturo B. Guerra y auxiliar guardahilos Manuel Espinosa, fueron de los primeros habitantes conocidos hasta ahora de la zona.

Además, considerando que la nueva oficina se encontraba por el momento aislada de población alguna y a muchos kilómetros de un centro de recursos para adquirir los elementos necesarios para satisfacer las funciones de la vida de su personal, se les proveyó de diversos comestibles, que resulta interesante detallar, para conocer la austeridad gastronómica :

100 kgs. galleta, 70 kgs. arroz, 50 kgs. azúcar, 70 kgs. fideos, 70 kgs. yerba, 90 kgs. harina, 50 kgs. fariña, 50 kgs. porotos, 1 kg. pimentón, 15 kgs. tabaco surtido, 3.000 hojas papel de fumar y 2 docenas cajas de fósforos.

También se les entregó una majada de 200 ovejas ramboullet con 4 carneros, para el solo y exclusivo consumo de los empleados.

El edificio construído de chapa y madera, en un predio de 3.250 mts2., sobre la base de un modelo único, que se utilizó para todas las restantes oficinas de la línea (cuyos restos, hasta hace poco, se podían ver en Cabo Blanco y Bahía Laura), servía tanto para el desarrollo de los servicios postales y telegráficos, como también para alojamiento de los empleados.

Su ubicación distante de la costa, les resultaba incómodo a quienes se habían instalado a la orilla del mar, generando los consiguientes reclamos, que tardaron en ser escuchados, pués recién en 1922 se trasladó el mismo edificio al incipiente pueblo, donde permaneció en actividad hasta el 3 de setiembre de 1937, cuando lo destruyó un incendio, con todo cuanto contenía, obligando al Correo a reinstalarse en un edificio alquilado.

De los jefes que tuvo la oficina en aquellos primeros tiempos, pocos han quedado registrados, pero vale la pena mencionarlos aquí: desde 1907, y por varios años, Miguel A. Tamburini; en 1917 Ricardo Arana, y alrededor de 1925 Agustín T. Rasca.

Para formarse una idea de la desolación existente entonces, en la extensa zona que rodea a Caleta Olivia, el Tercer Censo Nacional levantado el 1o. de junio de 1914 , para todo el departamento Deseado, incluyendo la actual ciudad del mismo nombre, contabilizó la siguiente población :

nacionalidad varones mujeres total
argentinos 95 23 118
extranjeros 271 35 306
totales 366 58 424

Además de Exequiel Guttero, quién señaló el nombre y futuro emplazamiento de Caleta Olivia, también cabe rendirle homenaje a José Olivera -el gran e injustamente olvidado hacedor de la obra- que lo determinó y fijó la fecha de su fundación con la inauguración de la oficina nacional, primer edificio levantado en el lugar.

Por lo expuesto, el CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE CALETA OLIVIA correspondería recordarse el 16 DE NOVIEMBRE DEL 2001.

[Volver]